LA CASA QUE HABITO

3 sept. 2013


Las casas que vamos habitando a lo largo de nuestra vida guardan secretos y recuerdos como si fueran un pequeño cofre. En cierto modo aspiramos las vidas de los que un día pasaron por el sitio al que llegamos, de igual manera que dejamos una parte de nosotros en cada uno de esos lugares. Las casas que vamos habitando se nos quedan grabadas a fuego en la memoria. Podemos jugar a cerrar los ojos y recorrer de nuevo cada rincón, sortear a ciegas las puertas entreabiertas y escuchar los murmullos de conversaciones infinitas. Esta es mi casa de Londres. Algún día también volveré aquí con la memoria, y abriré de nuevo los libros que no me pertenecen, miraré por la ventana de la cocina mientras desayuno y me sentaré en el jardín a mirar hipnotizada la bola de cristal de los vecinos. Esta es, la casa que habito.



Imágenes: elsoldeinvierno







8 comentarios:

  1. Es preciosa la casa, seguro que el día que te marches la echaras de menos, tanto o más que a las demás porque esta ha llegado a ser TU espacio y solo TUYO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos momentos cuando lo estás viviendo no eres consciente de lo mucho que te están aportando, es siempre después cuando caes en la cuenta...algún día entenderé que este fue mi espacio

      Eliminar
  2. Pues me encanta la casa que habitas!!qué razón tienes en eso de que cuando las dejamos también dejamos algo de nosotros en ellas...por suerte, lo mejores momentos siempre se vienen con nosotros a la nueva casa...

    bessis!!DE RAZA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ganas de verte y hacernos los comentarios en persona!

      Eliminar
  3. Existe una relación recíproca y llegará el momento en que los nuevos habitantes se pregunten quien habrá leído esos libros o se habrá sentado en el jardín al igual que ellos.. seguramente dirán If these walls could talk...siendo parte de la historia de la casa

    ResponderEliminar
  4. Pero qué casa que habito ni qué ocho cuartos... ¡tienes una bañera con patas de pájaro mitológico!. Válgame. ¡Podría vivir en esa bañera! Jo... te sentirás todos las mañanas como el Rey de Francia Menuda puñeta me has hecho, cada vez que mire mi convencional, gris, rutinaria y sotacaballoreyesca bañera me voy a hundir en la miseria. ¿Venderán patas de reptil milenario, ave del paraíso, dragón juegodetroniano o esfinge en el IKEA?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Dani, la casa que habito mola, se me olvidó comentarlo!!la bañera es la caña

      Eliminar

© EL SOL DE INVIERNO All rights reserved . Design by Blog Milk Powered by Blogger