...DE CUANDO ENCONTRÉ A TARO

16 mar. 2014

Siempre que tengo hambre y estoy cerca del Soho, voy a ver a Taro. Ese viejecito japonés, inglés habla más bien poco, pero prepara un Chicken Teriyaki Bento para chuparse los dedos. Lo encontré por casualidad el verano pasado, entre decenas de sugerencias de una vieja guía de Londres. Desde entonces, entre esas cuatro paredes, se ha desarrollado una pequeña parte de mi vida en esta ciudad. He vuelto una y otra vez, cuando no sabía dónde ir, y he vuelto una y otra vez, cuando simplemente quería volver. El sábado pasado, arrastré de nuevo a mi amiga Amparo hasta Brewer Street. Allí, mientras el sol se filtraba por la ventana, ella me contó lo triste que se sentía por pensar que tenía a quien en realidad nunca tuvo. Y allí, mientras el sol se filtraba por la ventana, yo le expliqué que la vida es demasiado corta como para pensar en algo más que en la sopa de miso del viejo Taro. 



Imágenes: Amparo Martos (con dificultades) & elsoldeinvierno


Llevo camiseta básica de h&m, pantalón de TopShop,botas de Mango, cazadora de Zara y bolso de Longchamp



1 comentarios:

  1. Qué guapaaaaaa estás!!me encantan las fotos!!!
    y...qué ganas de conocer a ese Taro...

    mil besos!!DE RAZA.

    ResponderEliminar

© EL SOL DE INVIERNO All rights reserved . Design by Blog Milk Powered by Blogger